0
Posted junio 10, 2013 by Info Automóviles in Automóviles
 
 

Las reglas para tener tu propio Ferrari de carrera


Las reglas para tener tu propio Ferrari de carrera

Estar al volante de un Ferrari propio es un sueño que muchos aficionados a los autos acarician ante el prestigio de la tradicional escudería italiana. Puede ser por ese rojo vibrante que recorre las exigentes pistas de la Fórmula 1 bajo la conducción de estrellas como Michael Shumacher, o simplemente por el halo de leyenda que rodea la marca.

 

Lo primero que hay que tener para hacer este sueño realidad es contar con un millón de euros en la cuenta bancaria. Eso es lo que cuesta La Ferrari, el modelo más reciente lanzado por la marca y continuador de la saga de la 288 GTO, laF40, la F50 y la Enzo. Probablemente esa sea la parte más fácil, porque Ferrari escoge cuidadosamente a las personas a las que les ofrecerá sus ediciones limitadas.

Solo se fabricarán 499 modelos de La Ferrari, y no cualquiera puede comprarlas así tenga en su poder el dinero para adquirirla. Representantes de Ferrari en todos los países contactaron a clientes interesados y los invitaron a escribir una carta al presidente de la compañía, Luca Cordero di Montezemolo.

Con base en estas cartas, y atendiendo a criterios como que el interesado tenga una colección de Ferraris clásicos o algunas de las ediciones limitadas anteriores, la empresa seleccionará a los clientes a los que les adjudicará uno de los modelos.

Posibilidades realistas

Esto en lo que se refiere a las ediciones limitadas, pero también existen otros modelos que se pueden comprar en el concesionario autorizado de Ferrari en Buenos Aires, Módena Auto Sport. Allí hay que llegar con una buena cantidad de dinero en la cuenta bancaria, pero aparte de eso las cosas son como en cualquier concesionario.

Claro está que además de armarse de dinero también hay que hacer acopio de paciencia, pues los pedidos pueden tardar en llegar entre 6 meses y dos años. En el concesionario de Módena, sin embargo, se pueden realizar pruebas de conducción. Al final de la larga espera,el afortunado cliente tiene la certeza de ser uno de los alrededor de 200 argentinos que se pueden dar el gusto de manejar un Ferrari.